Ceremonia de la bendición del mar reconoce la gloria y misericordia de Dios

Autoridades y gente de la iglesia, así como del Gobierno Bolivariano, consejos comunales, pescadores y comunidad en general se congregaron en el popular balneario donde hicieron acto de presencia neoespartanos, así como ciudadanos de otros estados de Venezuela y de diferentes países del mundo

Fue un emotivo encuentro a donde asistieron neoespartanos y venezolanos en general, así como ciudadanos de Colombia y Alemania, entre otros países

Fue un emotivo encuentro a donde asistieron neoespartanos y venezolanos en general, así como ciudadanos de Colombia y Alemania, entre otros países

(CNP 5.985)“Con esta ceremonia de la bendición del mar celebramos la grandeza de Dios hoy Domingo de Resurrección, aquí reconocemos su gloria y misericordia, pues con este elemento de la naturaleza nos alimentamos, muchas familias trabajan, los pescadores salen de madrugada a buscar su sustento, en otras palabras, debemos rezar por todo ello. Es decirle al Creador que aquí estamos presentes como iglesia, como pueblo, somos sus hijos alabándolo”.

            Esas fueron las palabras del párroco Humberto Gamboa, sacerdote del sector El Tirano, municipio Antolín del Campo, principal motor de esta eucaristía que se viene efectuando por siete años consecutivos desde el 2011 en diferentes pueblos de dicha jurisdicción, Puerto Fermín y Puerto Abajo, dos veces en Manzanillo, Playa El Agua, El Cardón y Parguito.

            Informó que aquí el protagonista es el pueblo, el margariteño que ama a Dios sobre todas las cosas. Destacó la colaboración de personas de la iglesia, la alcaldía de la zona, consejos comunales, hombres de mar de la región, y en general representantes de la comunidad.

            Noris Soto, autoridad Única de Educación y representante del Ejecutivo Bolivariano, manifestó que jamás había estado en un acto tan hermoso como este. “Se rescatan las tradiciones del pueblo margariteño y cochense, todo estuvo muy sentido, hubo mucha concurrencia de creyentes con mucho amor, la unión perfecta entre residentes, visitantes, funcionarios de los Cuerpos de Seguridad como la Fuerza Armada Bolivariana, Instituto Autónomo de Policía, Iapolebne, Instituto Autónomo Neoespartano de Guardavidas, Ineguard, junto a los pescadores, todo muy bien cuidado y organizado”, subrayó.

            Olga Pérez de Salazar, alcaldesa de la mencionada jurisdicción, dijo que son siete años con una jornada donde no existe diferencia alguna debido a que todos los presentes expresan una misma fe. “La actividad dejó de ser municipal para transformarse en estadal y hasta nacional, vienen de todas partes, el comportamiento es excelente, demostramos que en Antolín del Campo, en Nueva Esparta queremos la paz y la armonía. Todos cuentan con el apoyo del Gobierno Bolivariano, siempre con el respeto por delante porque nuestro deber es atender a todos por igual”, indicó.

            Como es costumbre luego de la santa eucaristía el sacerdote con una imagen de la Virgen del Valle junto a los pescadores y ciudadanos de Manzanillo se dirigieron mar adentro para bendecir las aguas. Un emotivo instante que contó con una mezcla de emociones por parte de los asistentes que contemplaban el momento desde las orillas.

            Una ceremonia con mucha profundidad

            Aleida Maneiro, residente de La Asunción, municipio Arismendi, expresó que esta es la cuarta oportunidad en la que participa de esta ceremonia. “Es una manifestación de fe infinita, es maravilloso ver como se reúne la gente para celebrar la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, todo es realmente muy especial”, subrayó.

Gisela Molinos, trabajadora de la Unidad Educativa Luis Ortega de El Tirano, calificó de espectacular el encuentro espiritual. “Es la primera vez que vengo a la bendición del mar, siempre voy a misa los domingos, esta misa tiene mucha vida y sensibilidad por la cercanía con la naturaleza, en plena playa, a cielo abierto, todo se siente muy profundo”, acotó.

Marcos Golub, turista proveniente de Alemania, afirmó: “Me gusta mucho esta actividad religiosa, Manzanillo es un hermoso lugar y ser testigo de esta misa es algo muy especial, vengo de una zona del sur de mi país donde somos muy católicos y sabemos bien lo que esta ceremonia significa, vengo con mi familia y es la primera vez que asisto”, concluyó.

En el lugar se observaron funcionarios de Protección Civil, Ineguard, Fuerza Armada Bolivariana, concejales de Antolín del Campo y se contó con la intervención del grupo juvenil Nueva Esperanza, el coro parroquial Nuestra Señora del Carmen, entre otros.

Fotoleyendas / Fotos María Eugenia Guerra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>